Archive for November, 2010

21 November
2010
escrito por admin
Laura Núñez
laura.nunez@listindiario.com
Santo Domingo

Aleja Bautista mueve su cabeza en señal de duelo mientras un profuso llanto llena sus mejillas. Todo es desconsuelo y sus palabras entrecortadas confirman la dimensión que la figura de Freddy Beras Goico representa para los dominicanos.

La señora llegó desde Villa Mella para sumarse a la interminable fila de dominicanos, ricos y pobres; humildes y famosos, que durante nueve horas, incluso bajo lluvia, daban el último adiós a Freddy al pasar ante el féretro con los restos del humorista y comunicador, colocado en los jardines del Palacio de Bellas Artes.

Desfilaban para ver la última imagen física de la principal figura de la televisión dominicana, el hombre sensible ante el dolor y la necesidad humana, quien en cientos de ocasiones contribuyó a salvar las vidas de niños enfermos. La misma persona que hizo reír a este pueblo con sus geniales creaciones, y alzó su voz ante los peligros de problemáticas como el narcotráfico y la corrupción. Celeste Campusano fue una de las primeras en despedirlo.

“Quise llegar temprano para decirle adiós a mi querido gordo, yo vivía por él”, dice entre sollozos la humilde señora, luciendo un rostro apagado.

Como ella, otro personaje pintoresco se ve llegar en la figura de “El hombre del nivel”, a quien Beras Goico le dio varias oportunidades para participar en sus programas de televisión.

Entre el aire de nostalgia que la mañana caracterizaba al entorno, un grupo de señoras se reunió para entonar con alegría la canción del popular programa “El Gordo de la Semana”.

“Música, humor, alegría y la diversión más sana…” cantaron con fuerza en medio del dolor que se reflejaba hasta en los vendedores ambulantes, que rodearon el lugar con agua, refrescos y también con tristeza.

Ofrendas a Freddy
El sol del mediodía ya ocupaba el cielo mientras avanzaban las horas y la gente seguía llegando al lugar para despedir al comunicador.

Muchos fueron con flores blancas o coloridas que le ofrecieron lanzándolas a los pies del ataúd. Otros llegaban con carteles, fotografías o portadas de revistas donde se le ve sonreír, y hasta libros de su autoría.

No faltaron los evangelizadores que en medio de la multitud aprovecharon la vida y obra de Beras Goico para predicar con su ejemplo de solidaridad.

Yenni María Jiménez fue una de las presentes. Vino desde San Cristóbal junto a su familia para despedir al hombre que por muchos años los reunió frente a la pantalla de su televisor. La joven y sus hermanas confeccionaron corazones de papel con el nombre del artista para identificarse en duelo por su penosa pérdida.

FREDDY BERAS, EL INSPIRADOR
Rafaela Artíles atribuye al humorista su iniciativa para estudiar locución y para iniciar la Fundación Hermanos Artíles, un pequeño proyecto de ayuda social. “El fue mi inspiración para cumplir mi sueño de ser una comunicadora como él, llegar a conocerlo y darle un beso; gracias a Dios pude hacerlo”, dice.

El hijo de ésta, Henry Martínez, le regaló a Beras Goico en el programa “Con Freddy y Punto” un cuadro que pintó acerca de los padres de la patria.

Además el artista los había invitado por segunda vez al espacio televisivo para dar el testimonio de lucha contra el cáncer que el esposo de Rafaela libró recientemente y al que Freddy había otorgado ayuda.

La señora Artíles, junto a sus hermanos, también se sintió inspirada por él a devolver las bendiciones que le ha dado la vida con ayuda a jóvenes estudiantes para realizar sus estudios a través de su pequeña fundación.

Como ella el locutor Junior Mc Cabe le agradece al fallecido comunicador su carrera, ya que él fue quien más lo instruyó y cuando se vio en dificultades supo ayudarlo.

“Tengo un gran testimonio que dar sobre Freddy cuando yo estuve conduciendo el espacio ‘Hablemos de Arte’. Fue una grata sorpresa para mi que el fuera una vez al programa.

El siempre fue protector y amigo”, sostiene.

Mc Cabe recuerda como Freddy solía corregirle cualquier error que cometiera al hablar en sus inicios.

“El siempre compartió su experiencia y sus conocimientos, era muy humilde y a el le debo mi carrera profesional”, afirma.


Previous