• Noticias Dominicanas

    Contradicciones e imprecisiones matizan la investigación sobre accidente aéreo

    SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Las contradicciones entre las autoridades y una serie de imprecisiones han matizado las investigaciones sobre el accidente de una avioneta con 12 pasajeros, cuya salida desde el Aeropuerto Internacional del Cibao mostró la falta de controles en la aviación del país.

    El Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC) detalló el miércoles, al anunciar la formación de una comisión investigadora, que la nave siniestrada era una “avioneta de matrícula norteamericana N650LT, operada por la compañía Atlantic Aviation”.

    La matrícula no está, sin embargo, registrada en el sitio web de la Agencia Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por su sigla en inglés) como ocurre con todas las aeronaves estadounidenses.

    En la página de la FAA existe, sin embargo, otra aeronave con la matrícula N650LP, un Britten Norman modelo BN-2A MK III, cuyo propietario es la Línea Aérea Puertorriqueña.

    ¿A dónde iba?

    Por si la falla en el registro de la matrícula fuera poco, las autoridades de la IDAC y la Dirección de Migración se contradicen y mantienen a la ciudadanía confundida sobre el destino de la avioneta y sus 12 pasajeros.

    Según la IDAC, la aeronave “salió del Aeropuerto Internacional del Cibao a las 4:06 de la tarde (del lunes) con destino a las Islas Mayaguate y una hora más tarde el piloto (Adrián Jiménez) notificó una emergencia, centro de control de las Islas Turcas y Caicos”.

    Las Islas Mayaguate, sin embargo, no existen, sino la isla Mayaguana, que forma parte del archipiélago de Bahamas.

    La Dirección e Migración insiste, además, que los 12 viajeros portaban visa para ingresar a Providenciales, que no es un país independiente, sino que forma parte de Turcos y Caicos.

    Mientras Bahamas exige visa a todos los dominicanos, el ministerio de Turismo de las islas Turcas y Caicos indica, en su sitio web, que no solicita visa para el país, sino sólo cuando se trata de trabajadores migrantes.

    Ante los cuestionamientos de una información de Clave Digital que da cuenta de las contradicciones sobre el destino de la avioneta y los requisitos migratorios, el director de Migración, José Aníbal Sanz Jiminián, aseguro el miércoles que cuenta con los registros que confirman que los 11 pasajeros y el piloto portaban pasaportes dominicanos en regla y visa

    “Tengo el listado de las personas, los números de pasaportes y sus visas; que son visas que fueron dadas por las islas Providenciales, que se dan mediante solicitud y son enviadas por vía de correo”, aseguró el oficial.

    Sanz Jiminián insistió que “esas personas viajaron legalmente, ahora que el vuelo era ilegal (por las irregularidades en la licencia del piloto), es otro problema”.

    Pese a la insistencia de Sanz Jiminián de que los agentes migratorios del Aeropuerto Internacional del Cibao permitieron la salida de los viajeros porque llevaban sus documentos en orden, con visas de Providenciales, el avión no partió hacia esa isla, según los registros del IDAC.

    “Lo que veo es que la Dirección de Migración está siendo muy ingenua”, indicó Pedro Domínguez, presidente de la Asociación de Pilotos en declaraciones a una radiodifusora.

    Según Domínguez, el plan de vuelo que presentó el piloto Jiménez, la aeronave viajaría a Mayaguana, en las Bahamas, y no a Providenciales, en las Islas Turcos y Caicos.

    Ausencia de controles

    Domínguez había revelado que el piloto Jiménez tenía licencia de entrenamiento, que además estaba suspendida, lo que le impedía volar con pasajeros.

    El jefe de la Fuerza Aérea, Carlos Altuna Tezanos, aseguró que la cancelación de la licencia aérea del piloto Adrián Jiménez se debió a su supuesta vinculación con el tráfico de indocumentados y la trata de personas.

    “Una de las razones de la cancelación de su licencia como piloto comercial fue su vinculación a actividades ilícitas; trata de blancas”, aseguró el oficial sin ofrecer detalles.

    Sin embargo, el administrador del Aeropuerto Internacional del Cibao, Víctor Suárez, reveló el miércoles que Jiménez había volados desde esa Terminal hacia varios destinos durante los últimos cuatro meses.

    Al justificar el permiso de salida, el IDAC indicó que “el piloto presentó un plan de vuelo con una licencia de la Administración Federal de Aviación. El vuelo se realizó con carácter privado, cuyos requisitos de chequeo son distintos a los vuelos comerciales”.

    “Estos se establece así porque dada la cantidad de operaciones que se realizan en el mundo, si fueran inspeccionadas las aeronaves, una por una, se paralizaría la aviación civil”, explico el IDAD.

    Comisión investigadora

    Para tratar de esclarecer las irregularidades que rodean el incidente, en el que la aeronave cayó presumiblemente en el mar Caribe con sus 12 pasajeros una hora después de despegar desde Santiago, el IDAC conformó una comisión investigadora.

    “Hemos dado todo el poder a esta comisión para que investigue si los técnicos del IDAC apostados en el Aeropuerto Internacional del Cibao”, advirtió el organismo.