• Noticias del Mundo

    Nueva versión del bloqueo EEUU a Cuba

    El editorial del sábado pasado del matutino caganchero realiza una versión sui géneris de lo que ha sido la política de EEUU contra Cuba. Los comentarios forman parte de una serie de informaciones falsas o a medias que, desde mucho tiempo viene realizando la citada publicación. A diario leemos desmentidos o de Presidencia de la República, organismos oficiales, o partidos políticos integrantes del Frente Amplio, advirtiendo sobre la inexactitud de la información.Cuando hechos de esta calaña se suceden prácticamente a diario, no se puede pensar que se trate pura y exclusivamente de fallas en las fuentes a las que recurren los periodistas. Sin duda, así como defendió al gobierno dictatorial, ha estado durante todo este período de gobierno intentando socavar, a través de los numerosos medios de prensa que posee en todo el país (son muchos pero no se reconocen públicamente como integrantes del mismo grupo empresarial), las bases de este gobierno de los uruguayos.

    Como el presidente Barack Obama (dejó traslucir un cambio en la política imperial hacia Cuba), este sábado ofrecieron una historia sobre Cuba que, sin dudarlo, aventuramos a predecir que, si lo leyeran los integrantes de la Sociedad del Rifle de EEUU, la premiarían. Ahora resulta que, en realidad, es EEUU el damnificado, una novedosa versión que hace recordar al obispo Richardson cuando niega la existencia del Holocausto.

    La ocasión es buena para recordar algunas cosas.

    1.-Los promotores del bloqueo siempre esperaron que, con las limitaciones a la población, hubiera un levantamiento contra la dirección de la revolución.

    2.-Nunca fue «un embargo», sino un bloqueo económico, financiero y comercial. El editorial reconoce que «la ley Helms-Burton trata de bloquear fuentes de financiamiento e inversiones extranjeras a Cuba, en determinadas circunstancias», evidenciando su alcance extraterritorial a los bancos y empresas de terceros países, lo cual está vedado por la Organización Mundial del Comercio (OMC).

    3.- Las inversiones norteamericanas que se nacionalizaron en Cuba (al igual que sucedió en Venezuela un año atrás en la Faja del Orinoco) fueron necesarias porque se negaron a reconocer la soberanía de Cuba y sus relaciones con la Unión Soviética y el campo socialista, así como a la negativa de refinar el petróleo soviético cuando dejó de llegar el de las empresas norteamericanas (¿en qué quedamos, era embargo o bloqueo?).

    4.- Cuba logró acuerdos con todos los países que les nacionalizó empresas, no así con EEUU que siempre se negó a negociar (en Venezuela se repitió la misma situación).

    5.- El bloqueo se estableció para doblegar a Cuba a los intereses norteamericanos pero no sólo afecta a Cuba, sino a los propios EEUU que no pueden venderle sus productos. Pero además, los ciudadanos estadounidenses están privados de una amplia gama de productos que quisieran consumir, desde los famosos habanos y rones cubanos, hasta vacunas y productos farmacéuticos y biotecnológicos, así como viajar a Cuba para conocer y deleitarse de sus bellezas naturales. La prohibición de viajar, que pesa sobre los ciudadanos norteamericanos, es además una violación de sus derechos ciudadanos.

    6.- La suspensión de la cuota azucarera por parte de EEUU fue parte de las medidas adoptadas por el imperio para doblegar a Cuba, e integraba el plan para la invasión de Playa Girón, que a la postre resultó la Primera Gran Derrota del imperialismo en América.

    7.- Cuba nunca fue satélite de nadie, porque la Revolución Cubana no la hicieron los tanques ni las tropas rusas. Sus relaciones comerciales con el CAME se basaron en la justeza de los precios de los productos negociados (no eran un TLC).

    Debemos reconocer que resulta conmovedora la preocupación del matutino por los DDHH en Cuba, suponemos que Guantánamo no figura en su planisferio. Esperamos para el próximo sábado alguna explicación que nos convenza que la ley norteamericana que permite la utilización sistemática de la tortura en interrogatorios y la participación de la CIA en el mundo (¿Chile?) y la invasión a cualquier país no son elementos violatorios de los DDHH en EEUU.