• Noticias Dominicanas

    El Problema migratorio en Republica Dominicana

    Todos los países del mundo tienen sus reglas para el buen funcionamiento de un país. Para que todo tenga un buen funcionamiento y una buena sincronización todas las operaciones tienen que ser programadas y bien calificadas para que las implementaciones tengan su resultado. En Matemáticas existe las tablas de multiplicación, la división, la suma y la resta. En la gramática existen los adjetivos adverbios, existen reglas para la conjugación de los verbos. La Literatura existe en todos los sistemas educativos, para que los grandes poetas, escritores educadores sean conocidos universalmente, y así seguiríamos hablando de todas las materias y todos los idiomas del mundo.

    Son leyes que todas se centralizan para el conocimiento y la cultura universal, existen diferentes idiomas y dialectos que se imponen a cualquier idiología, también el caso de las religiones que hoy en día existen miles y en la gran mayoría de los casos cada país y gobernante las respeta.

    Ahora bien : Porqué tantas criticas en lo interno y en lo externo con las medidas tomadas por el gobierno dominicano para regularizar la permanencia de las personas de otros países y nacionalidades en Republica Dominicana. En cada país del mundo existen normas y regulaciones para la permanencia de un visitante extranjero  y nadie la critica, en cambio busca la manera de hacerlas cumplir, porque en nuestro caso es tan difícil la regularización de los extranjeros, lo único malo es el poco interés de las instituciones extranjeras de emitirle los documentos necesarios para tales fines, se las ponen en china y tienen que buscar mucho dinero  para que su país de origen emitas las actas necesarias para su normalización. No hay razón para que la comunidad internacional tenga los ojos puestos en Republica Dominicana. Existen ilegales de todas las nacionalidades en nuestro país, Haitianos, Franceses, Ingleses, Italianos, Chinos, Marroquíes, Colombianos, Venezolanos, Peruanos, Chilenos... si mencionamos las nacionalidades de los ilegales que se encuentran en nuestro país tendríamos que incluir todas las nacionalidades del Mundo. Seamos justos y entendamos que al gobierno dominicano es que les han dejado toda la responsabilidad de regularización y los gobiernos de los ciudadanos ilegales han cruzado los brazos. Es necesario extender un plazo de 90 días y a partir de ahí que comiencen las repatriaciones de todos los ilegales que residen en Republica Dominicana.

  • Noticias Dominicanas

    Juan Pablo Duarte y Diez

     

    Orígenes:
    Los padres de Juan Pablo Duarte fueron, Juan José Duarte un negociante oriundo de Vejer de la Frontera en la provincia española de Cádiz, quien se casó en Santo Domingo con Manuela Diez Jiménez, oriunda de El Seibo, hija a su vez de padre español y madre dominicana.

    Luego de la invasión de Toussaint en 1801, los Duarte emigraron hacia Puerto Rico, residiendo en Mayagüez. La familia regresó al país luego de terminada la guerra de la Reconquista en 1809, cuando el país volvió a ser colonia española.

    Juan José Duarte instaló un negocio de efectos de marina y ferretería, único en su género en la ciudad de entonces, situado en la margen occidental del río Ozama, en la zona conocida con el nombre de La Atarazana.

    Niñez

    Juan Pablo Duarte y Diez nació en la ciudad de Santo Domingo el 26 de enero de 1813. Fue bautizado en la Iglesia de Santa Bárbara el 4 de febrero de 1813. Sus primeras enseñanzas las recibió de su madre.

    Viaje formador

    En 1828 o en 1829, con apenas quince años de edad, y acompañado del señor Pablo Pujols, comerciante ligado a su familia, sale vía Estados Unidos, Inglaterra, y Francia rumbo a España, radicándose en Barcelona, donde tenía parientes. Poco se conoce de Duarte durante su permanencia en España pero se asegura que incidió inmensamente en su formación.

    Vida social en Santo Domingo

    En 1832 aparece de nuevo en Santo Domingo y trabaja en el negocio de su padre. Entonces realiza una intensa vida social que le liga a importantes sectores de la pequeña burguesía urbana. Es testigo de matrimonios, apadrina bautizos y asiste a reuniones de carácter cultural.

    Esa vivencia de la sociedad es la que le permite percibir que existe un sentimiento patriótico que rechaza la presencia de los haitianos en el país.

    Inicio en la política

    Ya en esa época el gobierno de Boyer había envejecido y de un gobierno liberal y progresista, pasó a ser una dictadura con graves problemas económicos y resistencia interna en su territorio original.

    Juan Pablo era un jóven apegado a la lectura y ávido de conocimientos, traducía del francés al español, así como del latín. Debió haberse entusiasmado con la cadena de independencias que se sucedían en el continente americano y en las cuales el país no participaba.

    La Trinitaria y La Filantrópica

    El 16 de julio de 1838, fundó la Sociedad Secreta «La Trinitaria» con intenciones de independizar el país. Los primeros miembros de La Trinitaria fueron Juan Pablo Duarte, Juan Isidro Pérez, Pedro Alejandro Pina, Jacinto de la Concha, Félix María Ruiz, José María Serra, Benito González, Felipe Alfau y Juan Nepomuceno Ravelo.

    Debido a que necesitaban promocionarse de manera velada surgió otra sociedad llamada «La Filantrópica» que hacía presentaciones de piezas teatrales para concientizar a los ciudadanos de la separación de Haití.

    Años atrás el gobierno de Jean Pierre Boyer había descubierto una conspiración en Los Alcarrizos, un poblado cercano a Santo Domingo y ordenó ahorcar a los involucrados. Los Trinitarios sabían que arriesgaban la vida con sus actividades.

    La Reforma Haitiana

    En 1843 un grupo haitiano liderado por Charles Herard inicia una revuelta contra Boyer que repercutió en la parte oriental de la isla, Duarte encabeza el movimiento reformista en la ciudad de Santo Domingo y envía a Matías Ramón Mella a negociar con Herard al poblado haitiano de Les Cayes. Por su parte, Duarte contacta a los hermanos Santana en El Seybo y los atrae a su causa.

    Primer exilio
    Cuando Charles Herard llega triunfante a Santo Domingo en 1843 desata una cacería contra Duarte y Los Trinitarios. Juan Pablo se ve obligado a partir en una goleta rumbo a Saint Thomas y de allí a «La Guaira» cerca de Caracas, Venezuela.

    El padre de Duarte murió en Santo Domingo el 25 de noviembre del 1843 estando Juan Pablo exiliado.

    Trinitarios en acción

    Los Trinitarios encabezados por su presidente en funciones, Francisco del Rosario Sánchez y Matías Ramón Mella, llevaron a cabo las gestiones del movimiento independentista. Redactaron el Manifiesto del 16 de enero de 1844 en el cual quedaron plasmados los principios republicanos y liberales que Duarte predicó durante años y ratificaron, en el cuerpo de ese documento, la firme voluntad de crear un Estado soberano.

    La noche del 27 de febrero del 1844 los Trinitarios encabezados por Sánchez y Mella hicieron realidad el sueño Trinitario al proclamar la independencia dominicana enarbolando los principios que habían aprendido de Duarte.

    Regreso a la patria

    Juan Pablo regresó a Santo Domingo el 14 de marzo e inmediatamente se integró a la Junta Central Gubernativa dominada por sectores que no creían en la integridad del país.

    Enfrentamiento con Pedro Santana

    La Junta Central Gubernativa nombra a Duarte General y lo envía a Azua donde se realizaba un enfrentamiento con las tropas de Charles Herard. Duarte no está de acuerdo con las tácticas militares de Pedro Santana y ambos se enemistan. La Junta Central Gubernativa llama a Duarte a Santo Domingo.

    Proclamado presidente

    El 4 de julio de 1844 en Santiago el Coronel Matías Ramón Mella, Comandante en Jefe del Departamento Central (Cibao), aclama a Juan Pablo Duarte como Presidente de la República Dominicana. Los Trinitarios gozaban de mucha simpatía en toda la región cibaeña. Seis dias más tarde Duarte es proclamado Presidente en Puerto Plata.

    Pedro Santana arrebata el poder

    Al enterarse de la situación Pedro Santana, héroe de la Batalla de Azua, llega a Santo Domingo y el día 14 de julio disuelve la Junta Central Gubernativa existente y crea una nueva excluyendo a los Trinitarios. Santana ordena arrestar a Sánchez y Mella. Duarte es perseguido y finalmente arrestado en Puerto Plata.

    Días después Santana declara traidores a los Trinitarios y los expulsa del país.

    Segundo exilio

    El 10 de septiembre de 1844 Juan Pablo Duarte parte al exilio embarcándose para Hamburgo – Alemania. Emprende su viaje de regreso para reunirse con su familia y llegará a Saint Thomas el 24 de diciembre para proseguir a Venezuela.

    En Caracas le sorprende la noticia del fusilamiento de la líder interna de los trinitarios, María Trinidad Sánchez, justamente el 27 de febrero de 1845, en el primer aniversario de la independencia.

    Asumiéndose culpable de esta muerte, y evitando una guerra civil, Duarte desaparece de la vida pública, internándose en la selva venezolana, radicándose en la ciudad de Angostura (hoy Ciudad Bolívar), donde pierde todo contacto con amigos y familiares durante más de quince años.

    Duarte restaurador

    Luego de enterarse de las acciones durante la Guerra de Restauración Duarte desembarca en Montecristi en 1864 para ponerse a las órdenes del gobierno restaurador en armas de Santiago de los Caballeros. La Guerra Restauradora estaba decidida a favor de los dominicanos y el gobierno decidió nombrar a Juan Pablo como su representante en el exterior con la misión de obtener apoyo de Venezuela y las demás naciones americanas en la lucha militar contra España.

    Última etapa

    Duarte se quedó con su familia en Caracas, subsistiendo de una fábrica de velas hasta su fallecimiento el 15 de julio de 1876 a los 63 años de edad.

    Sus restos fueron trasladados al suelo dominicano en 1884, por el gobierno de Ulises Heureaux (Lilís), que lo había declarado Padre de la Patria junto a Francisco Sánchez del Rosario y a Matías Ramón Mella.

    Fuentes: http://www.educando.edu.do/

  • Noticias Dominicanas

    Ajusticiamiento y Muerte de Rafael Leonidas Trujillo Molina

    El pueblo dominicano conmemora cada 30 de mayo, el Día de la Libertad, y el  aniversario del ajusticiamiento del dictador Rafael L. Trujillo, acontecimiento que tuvo lugar gracias a una vasta conspiración integrada por diversos grupos (uno de acción, otro político y otro militar), que tenían la responsabilidad primero de ajusticiar al tirano y luego, de proceder a una segunda fase consistente en apresar a la familia Trujillo y a sus principales epígonos con el fin de provocar un recambio en la cúpula política y militar del régimen.

    Dentro de los grupos que conformaban el complot, el llamado “grupo de acción o de la avenida”, era el responsable de llevar a cabo la ejecución del tirano. Los principales líderes de la conjura habían obtenido la información de que cada miércoles Trujillo, habitualmente, viajaba a su pueblo natal y sobre la base de ese dato confiaron en que la delicada y arriesgada misión tendría lugar a mediados de semana.

    Pero el destino quiso que tal acontecimiento sucediera un martes, circunstancia fortuita que provocó que por lo menos tres de los miembros originales del grupo de acción se vieron imposibilitados de participar en el tiranicidio.

    Los hombres de la avenida


    El grupo de acción que iría a la avenida estaba conformado por nueve personas, que se distribuirían en tres vehículos, pero en vista de que fue necesario actuar con inusitada precipitación antes del día previsto, solo siete de los hombres que tenían la encomienda de fulminar a tiros al tirano se encontraban disponibles en la ciudad de Santo Domingo.

    Los hombres de la avenida fueron Antonio de la Maza, Antonio Imbert Barrera, Salvador Estrella Sadhalá, Amado García Guerrero, Pedro Livio Cedeño, Huáscar Tejeda Pimentel y Roberto Pastoriza Neret, los cuales, por lo menos en tres ocasiones (los días 17, 24 y 25 de mayo), intentaron fallidamente enfrentarse al dictador, que extrañamente varió su itinerario en cada ocasión.

    La emboscada final


    Tan pronto Antonio de la Maza recibió la noticia de que esa noche “el hombre” iría a San Cristóbal, procedió a verificar que la misma era fidedigna, y tras determinar que no disponía de tiempo suficiente para la reflexión pausada, para la planificación cautelosa y mucho menos para tratar de congregar a todos los que debían participar en la emboscada; sin pérdida de tiempo, contactó a los integrantes del grupo de acción accesibles en la capital.

    Todo se desarrolló vertiginosamente. De la Maza, con no disimulada precipitación logró convocar a seis compañeros –algunos personalmente y otros por teléfono–, a los cuales advirtió que la hora decisiva había llegado, y que las circunstancias exigían pasar de la teoría a la acción. Dos horas después (Robert Crasweller estima que hacia las 7 de la noche), el teniente García Guerrero se comunicó por teléfono con el ingeniero Pastoriza y le aseguró que había confirmado que el hombre saldría esa noche fuera de la ciudad capital. Pastoriza, a su vez, debió contactar a su íntimo amigo, el ingeniero Huáscar Tejeda (que previamente había sido localizado por De la Maza), y de esa manera las personas claves de la conspiración fueron recibiendo la “valiosa información”, como la calificó uno de los héroes.

    Tres vehículos intervinieron en la ejecución de Trujillo. Una vez en la avenida, en las cercanías de la Feria Ganadera, hacia las 8:30 de la noche, los miembros del “grupo de acción” se repartieron las armas y de inmediato decidieron separarse para esperar por su presa, conforme a un croquis que para tales fines había elaborado el ingeniero Pastoriza.

    De acuerdo con el plan original, dos de los vehículos debían esperar por una señal de luces para bloquear la autopista y así obligar al carro del dictador a detenerse, de suerte tal que el auto persecutor pudiera alcanzar el blanco entre dos fuegos.

    En el primer auto, estacionado en las proximidades del Teatro Agua y Luz, en dirección oeste-este, viajaban Imbert Barrera, conductor; De la Maza, quien ocupaba el asiento derecho delantero; Estrella Sadhalá y el teniente García Guerrero, quienes iban sentados detrás. En un segundo carro, estacionado a 4 kilómetros de la Feria Ganadera, también en dirección oeste-este, se encontraban el ingeniero Huáscar Tejeda y Pedro Livio Cedeño; mientras que el tercer automóvil, que se aparcó en el kilómetro 9 de la autopista en dirección hacia San Cristóbal, lo conducía el ingeniero Roberto Pastoriza.

    Trujillo viajaba en el asiento trasero de su Chevrolet azul celeste, modelo 57, contiguo a la puerta posterior derecha. En el interior del vehículo había tres ametralladoras, además de la pistola de reglamento que portaba el chofer. Trujillo también tenía un revólver calibre 38 así como el maletín que acostumbraba llevar consigo, repleto de dinero.

    Tan pronto los cuatro conjurados avistaron el carro del déspota, se prepararon para perseguirlo. Con cierta premura encendieron el motor de su auto, hicieron un giro y de inmediato enfilaron en dirección este-oeste tras la codiciada presa. En el momento en que el vehículo conducido por Imbert Barrera se colocó paralelo al de Trujillo, De la Maza y García Guerrero dispararon sus armas creyendo, erradamente, que habían fallado en su primer intento; pero en realidad no fue así. El disparo de escopeta que hizo De la Maza dio en el blanco y resultó ser mortal para El Jefe.

    Ante el inesperado ataque, el chofer de Trujillo frenó bruscamente provocando que el automóvil manejado por Imbert lo rebasara velozmente.

    Fue entonces cuando Imbert (urgido por De la Maza) giró en “U” aceleradamente y se situó a unos 15 metros de distancia del objetivo. De inmediato los cuatro ocupantes del vehículo atacante se desmontaron, armas en mano, dando así inicio a un intenso tiroteo que, según apreciaciones de expertos militares, duró aproximadamente diez minutos. Trujillo y su chofer también salieron del vehí- culo, detenido en medio del paseo central de la avenida en posición diagonal (pues De la Cruz quiso intentar un giro a la izquierda para regresar a la capital). Una vez fuera del carro, y parapetados detrás del mismo, el capitán De la Cruz respondía con ametralladora al fuego de sus atacantes, defendiéndose, al tiempo que trataba de proteger a su jefe.

    Los dos Antonio, Imbert y De la Maza, tirados sobre el pavimento, solicitaron a Estrella Sadhalá y García Guerrero que los cubrieran, ya que tratarían de acercarse al carro de Trujilllo con el propósito de terminar rápidamente el enfrentamiento, que, según consideraban, se estaba prolongando demasiado.

    De la Maza logró deslizarse por el pavimento hasta posicionarse detrás del vehículo de Trujillo, mientras que Imbert lo hizo por la parte delantera. La intensidad del tiroteo aumentaba cada vez más cuando, de repente, De la Maza, después de haberle disparado otra vez al tirano, gritó: “¡Tocayo, va uno para allá!”.

    El Tiro de Gracia al «Jefe»

    En medio de aquella lluvia de proyectiles, los atacantes del Jefe no se percataron de que el chofer de éste había cesado de disparar, replegándose hacia la maleza, mientras que Imbert sí pudo notar que una persona, evidentemente mal herida, se tambaleaba frente al vehículo en donde minutos antes se encontraba el hombre más poderoso del país. Era Trujillo, cuyo metal de voz Imbert dice haber reconocido, pues el dictador naturalmente se quejaba de las heridas recibidas o profería palabras que en ese momento resultaron ininteligibles.

    Un certero disparo de Imbert, que Trujillo recibió en el pecho, detuvo su marcha, desplomándose estrepitosamente a casi tres metros de distancia de su atacante. En ese preciso instante, Antonio de la Maza, a la velocidad de un rayo, emergió de la oscuridad de la noche aproximándose al cuerpo del dictador –que yacía sobre el pavimento “boca arriba, con la cabeza en dirección a Haina”– y le descerrajó un tiro de pistola en la barbilla, al tiempo que exclamó: “¡Este guaraguao no come más pollos!”. En cuestión de minutos Trujillo estaba muerto y desde entonces es parte de la historia.

    Fuentes: De toda la web y el Pueblo Dominicano

  • Internet

    Locos por los celulares 

    Con la creciente popularidad de los teléfonos celulares, es un hecho que las nuevas tecnologías se irán incorporando de manera constante. Música, fotos, radio, televisión, Internet; son todos nuevas tecnologías que sin cesar son introducidas y perfeccionadas.

    Muchas de éstas, de poca utilidad, desaparecerán en el futuro. Otras, como el teléfono móvil con cámara de fotos, llegarán a ser aún más populares, a medida que la tecnología pula sus deficiencias.

    En cualquier caso, puedes estar seguro que los teléfonos disponibles dentro de un año tendrán una amplia gama de nuevas características. Por lo tanto, hoy puede que sea conveniente que compres un teléfono de bajo costo, y que mantengas un ojo puesto en las nuevas y mejoradas tecnologías.

    Sigue su desarrollo. Finalmente, cuando veas que hayan alcanzado el nivel práctico en las características que buscas, habrá llegado el momento de volver a las tiendas. Quédate tranquilo, será más pronto de lo que supones.

  • Internet

    Nexus 7, el tablet de Google

    Era el plato principal que se esperaba de la presentación principal del Google I/O 2012 y ya es oficial: Google presenta su nuevo tablet Nexus 7, fabricado en alianza con ASUS, como se rumoreaba y enlazado con el contenido de Google Play, además de contar con Chrome como navegador por defecto.

    El Nexus 7 es un tablet que estrenará la nueva versión 4.1 de Android, apostará por las 7 pulgadas y tendrá un precio competitivo que arranca en los estratégicos 199 dólares.

    Nuevo Nexus 7, asequible y con lo último de Google

    Como es habitual en los terminales Nexus de Google, este tablet será el encargado de estrenar oficialmente la versión Android 4.1 aka Jelly Bean. Es pues el dispositivo con el que Google estrena la próxima versión de sus sistema operativo.

    El Nexus 7, fabricado por ASUS, será un tablet con pantalla de 7 pulgadas, panel de tipo IPS y resolución de 1280×800 píxeles, con recubrimiento Gorilla Glass. En su interior encontramos un Tegra 3 a 1.3 GHz acompañado de 1 GB de memoria RAM y la posibilidad de escoger un modelo con 8 o 16 GB de memoria interna.

    Como dimensiones principales podemos contaros que su grosor es de 10.45 mm y un peso de solo 340 gramos, con lo que será muy manejable y cómo de tener en mano. En cuanto a la batería, su capacidad es de 4.325 mAh, que Google afirma que daría para unas 9 horas de uso del tablet.

    La función de cámara de fotos se tiene que conformar con una sencilla de 1.2 megapíxeles en el frontal, dedicada casi exclusivamente a las videollamadas. Es un tablet solo WiFi y que viene con tecnología NFC y GPS, además de los sensores habituales.

    Precio de entrada para un tablet con servicios asociados

    Un aspecto que teníamos claro que iba a ofrecer este Nexus 7 era el precio de entrada atractivo. El modelo básico se puede ya reservar por 199 dólares, que es un valor que lo coloca al lado del que debería ser su gran competidor, el Kindle Fire de Amazon.

    La fecha estimada de distribución es mediados de julio, y de momento se queda en EEUU, Canadá, Australia y Reino Unido, aunque han prometido que saltará a más países.

    Google tratará así de contrarrestar a un rival que juega en el nivel de los contenidos, justo donde Google Play quiere ser importante. Y tener un tablet más o menos asequible para ello es el primer paso.

    Javier Penalva

  • Noticias del Mundo

    Una prostituta colombiana califica de «tontos» a los agentes de seguridad de Obama

    Bogotá, 4 may (EFE).- La prostituta colombiana Dania Londoño, centro del escándalo protagonizado por agentes del servicio secreto de EEUU en Colombia durante la VI Cumbre de las Américas, calificó hoy de «tontos» a los agentes de la seguridad del presidente Barack Obama.

    «Son unos tontos», declaró Londoño en una entrevista con la emisora La W Radio, de Bogotá, en el primer testimonio de la mujer sobre su experiencia con uno de los agentes estadounidenses implicados en el caso.

    En total 12 agentes que se encontraban como avanzada en Cartagena antes de la llegada de Obama a la ciudad el 13 de abril pasado están implicados en el escándalo y al menos nueve de ellos han sido sancionados por contratar prostitutas, según el diario The Washington Post.

    La prostituta, de 25 años y quien admitió llevar una doble vida, dijo que pasó toda una madrugada con uno de esos agentes, con el que aceptó tener relaciones sexuales a cambio de unos 610 euros.

    La mujer sostuvo que nunca supo que su acompañante pertenecía a los servicios de seguridad de Obama.

    «Eran como cualquier otro gringo, de buen físico», dijo Londoño, quien comentó que tras el escándalo pasó unos días en Dubai para huir del asedio de la prensa.

    La mujer recordó que los agentes «estaban excesivamente borrachos, pidiendo licor (…), pasándola rico».

    «Solamente tomaban alcohol y bailaban», insistió.

    La mujer dijo que el agente, que no identificó, la llevó al Hotel Caribe, donde estaba alojado junto otros miembros del servicio de seguridad estadounidense, y que estuvo allí hasta las primeras horas del día.

    Afirmó que antes de irse le pidió el dinero y que el agente la insultó y solo le ofreció 21 euros, por lo que ella pidió la intervención de la policía colombiana.

    Entre otros agentes reunieron 190 euros, que fue la suma con la que ella salió del hotel tras casi cuatro horas de escándalo, según declaró a la emisora.

    «Sí pasó, así que con mucha más razón él tenía que pagar mi dinero», dijo la prostituta, que es madre de un niño y que en la vida normal trabaja como asistente en congresos en Cartagena.

    El escándalo sacó a la luz su doble vida, incluso para su familia, y según dice ahora no sería capaz de rehacer su vida en Colombia y que su vida está «por el piso» (por el suelo).

    La entrevista fue realizada en Madrid, y a preguntas de uno de los entrevistadores Londoño reconoció que se guarda algo en reserva sobre lo sucedido porque tiene ofertas para contar su historia a cambio de dinero.

    Tras la polémica, la mujer declaró que ha decidido dejar la prostitución.

    «Esto me dejó curada. No lo pienso volver a hacer. Esto murió en mi vida», aseguró.

    Fuentes: http://es.noticias.yahoo.com/prostituta-colombiana-califica-tontos-agentes-seguridad-obama-172740693.html

  • Noticias del Mundo

    ¿Qué esconde mi tarjeta de crédito?

    Las tarjetas de crédito se han convertido en un complemento más que necesario e insustituible en carteras y monederos, ya estén estos en el bolsillo de un ministro o en el bolso de un ama de casa. Sin embargo, detrás del inofensivo rectángulo plastificado se esconden algunas ‘trampas’, que pueden suponer un grave perjuicio para el cliente.

    Rápido ascenso a la cotidianidad

    Puesto que no conviene empezar la casa por el tejado, situémonos en el principio. La tarjeta de crédito es un instrumento relativamente joven. En una primera fase, que comprende la primera mitad del siglo pasado, al otro lado del océano, en aquel país donde se ha inventado casi de todo, EE. UU., algunas empresas empezaron a emitir tarjetas exclusivamente para empleados, que servían para abonar sueldos. Más adelante, negocios como hoteles y compañías gasolineras se subieron al carro del crédito y difundieron entre sus clientes tarjetas sólo aceptadas en sus propias sucursales. A partir de entonces se extendió su uso como medio de pago comúnmente aceptado. La segunda fase llega en 1950 con el nacimiento de la tarjeta Diners Club, la primera en ser aceptada por una amplia variedad de comercios. El Franklin National Bank de Long Island (Nueva York) estuvo atento y solo un año después (1951) se convirtió en la primera entidad financiera en lanzar una tarjeta de crédito válida como medio de pago en los comercios locales.

    Su uso, ya extendido, comenzó a generalizarse. Pasó de ser una herramienta en manos de determinadas clases privilegiadas a transformarse en otra a disposición de prácticamente toda la población.

    El visionario

    Como dato curioso, mencionar que Edward Bellamy, a quien todo aquel que leyese su obra Looking Backward tacharía de utópico, no se equivocó. Publicada en 1888, pero ambientada en el siglo XXI, describe cómo en una sociedad futura en la que no existe el dinero como tal, la administración central proporciona a los ciudadanos una especie de credencial con la que efectuar compras o negocios. Un visionario más que añadir a la lista siempre incompleta.

    Confidencial para el usuario

    En la actual coyuntura económica que subyuga al mundo, la necesidad ahoga. También la de las entidades bancarias por reclutar nuevos clientes. Amparadas en determinados vacíos legales y con la complicidad del cliente, en la mayoría de los casos por desconocimiento, casi todo vale.

    Cualquier tarjeta, crédito, débito, recompensa, cuenta con dos lados: el bueno, son tan imprescindibles como útiles, ya que facilitan como medio de pago las transacciones económicas y posibilitan a su vez la obtención de financiación, a la vez que sirven como garantía. Del lado no tan bueno se hallan los secretos, que esconden en su interior. Sin pretender satanizar en modo alguno la tarjeta de crédito, conviene tener en cuenta que las entidades emisoras de estas jamás perderán beneficio.

    Estrictamente legales

    En octubre de 2009 el Congreso español aprobó la reforma de la Ley de Medios de Pago. Para sorpresa de muchos, dada la situación económica presente, dicha disposición legal incluye una modificación en virtud de la cual los comerciantes podrán aumentar en un 1% el valor de un producto a aquellos clientes que opten por el pago con tarjeta. Con intención de fomentar la competencia y evitar las comisiones abusivas al gremio de comerciantes (en un país donde la comisión media es de un 1% frente al 0,3% / 0,4% de media en la Unión Europea) todo queda en un aviso para las entidades.

    En el país que la vio nacer, EE. UU., la nueva reforma legal (en vigor desde febrero de 2010) que trataba de poner fin al despotismo de las entidades, a la par que prohibía prácticas abusivas como no aumentar los intereses sobre un saldo acumulado o no aplicar pagos a las tasas más elevadas, daba lugar a otras nuevas: cargos por transferencias más elevados o nuevas cuotas como la comisión derivada de la no utilización.

    De seguridad

    En España en 2011 se realizaron 969.156 operaciones de retirada de efectivo en cajeros, según datos de la Red Española de Tarjetas de Crédito. Al tiempo que dichas operaciones descienden un 1,85 % con respecto al año anterior, aumentan los fraudes (en los dos últimos años) en un 30%, según el Santander. El robo de contraseñas o clonación de tarjetas en cajeros continúa siendo una práctica, además de frecuente, sencilla. Basta con un ‘Skimmer’ dispositivo que contiene una cámara que se inserta en la ranura del cajero y graba el número de identificación personal del cliente.

    Intereses, compañeros de vida

    El pago por disfrutar de una tarjeta resulta mínimo en un principio. Esto no se debe a la generosidad bancaria, sino a que el banco no te cobra la tarjeta en sí, sino los intereses derivados de su uso que, por supuesto, son mayores.

    Debido a que el 90% de la cuota de mercado se concentra en las diez entidades emisoras por excelencia, en las pequeñas se pueden obtener condiciones más favorables, según el portal Coyuntura Económica.

    Las comisiones

    Amplia gama de posibilidades la que se abre en este punto. Por citar algunos ejemplos, existen comisiones por retraso en el pago, por mantenimiento, por anulación, por utilización reducida o por no uso de su tarjeta durante un tiempo determinado…

    Algunas de ellas generan a los bancos ingresos por partida doble. Prueba de ello, cuando se realiza una compra en un establecimiento, este abona al banco una comisión del 2% o 3% mientras que tú haces lo propio con el interés.

    En definitiva, tampoco en el mundo de las tarjetas de crédito es oro todo lo que reluce.

    Fuentes:http://es.finance.yahoo.com/noticias/esconde-tarjeta-crédito-133300279.html

  • Noticias del Mundo

    La India, un país con 900 millones de líneas de telefonía móvil

    Nueva Delhi, 9 mar (EFE).- El muy competitivo mercado indio de las telecomunicaciones crece vertiginosamente en esta potencia emergente, donde las suscripciones a líneas telefónicas móviles acaban de superar los 900 millones.

    Datos oficiales difundidos esta semana muestran que en enero se alcanzaron los 903 millones de este tipo de líneas gracias a diez millones de nuevas suscripciones en ese mes, que son el doble de las conexiones inalámbricas totales que existían hace una década.

    La cifra, en un país de 1.210 millones de habitantes, puede hacer pensar que el objetivo de una teledensidad plena se acerca.

    La realidad es algo distinta: solo el 70 % de las líneas son activas y queda mucho potencial, asegura a Efe Mrutyunjay Mishra, portavoz de Juxt, una consultora especializada en el ramo.

    «No se debe confundir suscripciones con suscriptores», subraya.

    Su organismo cuestiona los datos oficiales y calcula que aunque en más de la mitad de los hogares (61 %) hay al menos un usuario de teléfono móvil, solo un cuarto de los indios son usuarios activos.

    Este fenómeno -alega Mishra- encuentra justificación en la disparidad existente entre los entornos urbanos y rurales.

    La teledensidad es mucho mayor en las crecientes ciudades del gigante asiático (168 %) que en el campo (38 %), donde aún habita la mayoría de la población, y también es muy superior en los estados más prósperos que en los atrasados.

    Pese a todo, la industria india de las telecomunicaciones ya da empleo de manera directa o indirecta a diez millones de personas, y está previsto que crezca este año un 26 % hasta alcanzar un volumen de unos 75.880 millones de dólares, según datos del sector.

    «Conseguir un móvil es muy barato. La gente quiere moverse y estar conectada. Es un sentimiento de identidad», argumenta a Efe una fuente de la Autoridad Reguladora de Telecomunicaciones (Valencia: 61.VAnoticias) (TRAI).

    La sede de la TRAI, un imponente edificio de más de 20 plantas en el corazón capitalino, es un reflejo del poder de una industria que en 2010 alimentó uno los escándalos de corrupción más sonados de este país, relativo a un reparto fraudulento de licencias.

    Lejos de allí, en un barrio de clase media, se levanta el establecimiento de Paranjit Singh, una pequeña tienda de recargas de móviles por la que cada día se pasan unas 400 personas.

    Entre los visitantes figuran jóvenes que quieren hablar con sus amigos o furtivamente con sus parejas, amas de casa y, sobre todo, trabajadores emigrantes que recargan de media y con frecuencia unas 40 rupias (80 centavos de dólar) para conversar con sus familias.

    «El negocio despuntó realmente cuando hace siete años una compañía comenzó a vender móviles a 500 rupias (10 dólares). Antes costaban diez veces más», recuerda Singh.

    En la India, donde la renta per cápita anual supera por poco los mil dólares, el precio marca la diferencia.

    La quincena de empresas que proveen servicios de telefonía compiten duramente por captar clientes con continuas ofertas que fijan incluso en media rupia el coste de la llamada por minuto.

    Según un estudio elaborado por Juxt en 2011, el 82 % de los 446 millones de aparatos móviles activos en ese momento costaban menos de 3.000 rupias (60 dólares) y el principal segmento de usuarios (40 %) era la clase con menos ingresos.

    Solo así se entiende que marcas tan implantadas en Occidente como Iphone o Blackberry no lleguen a un 1 % de cuota en un mercado en el que apenas un quinto de los móviles utilizados disponen de cámara.

    En este contexto, el Gobierno se ha fijado como objetivo que el teléfono móvil pase de ser «un instrumento de comunicación a uno de poder», un proceso que conllevará un abaratamiento de costes.

    «El sector debe desarrollar nuevos modelos económicos, no dependientes de la voz», advirtió el año pasado el ministro indio de Telecomunicaciones, Kapil Sibal, que apostó por una gratuidad del servicio «a largo plazo».

    Las compañías ven una oportunidad de oro en un posible trasvase de muchos usuarios hacia los teléfonos llamados «smart», hoy en día caros y utilizados por menos de 100 millones de indios pero que podrían cuadruplicarse en tres años, según algunos pronósticos.

    «Si los precios bajan, está claro que (el ‘smartphone’) despegará», dice convencido Mishra, el portavoz de la consultora.

    El desafío -agrega- es si ese cambio irá asociado a una «habilidad» para acceder a internet y exprimir el potencial de las nuevas tecnologías en un país con una de las penetraciones de banda ancha más bajas del planeta.

    Por Igor G. Barbero

  • Noticias Dominicanas

    27 de Febrero de 1844: Grito de la Independencia Dominicana

    Independencia de la República Dominicana
    Trabucazo del 27 de Febrero de 1844
    «El Trabucazo» puso punto final al dominio haitiano


    Fecha 27 de febrero de 1844
    Lugar República Dominicana
    Resultado Expulsión haitiana e independencia dominicana
    Beligerantes
    Bandera de la República Dominicana República Dominicana Flag of Haiti.svg Haití
    Comandantes
    • Pedro Santana
    • Antonio Duvergé
    • Felipe Alfau
    • Juan Bautista Cambiaso
    • Juan Bautista Maggiolo
    • Juan Alejandro Acosta
    • Manuel de Regla Mota
    • José María Cabral
    • José María Imbert
    • Pedro Eugenio Pelletier
    • José Joaquín Puello
    • Charles Rivière-Hérard
    • Jean-Louis Pierrot
    • Faustin Soulouque
    • Pierre Paul
    • Auguste Brouard
    • Gen. Souffrand
    • Gen. St.-Louis
    • Jean Francois Jeannot

    La Guerra de Independencia Dominicana le dio a la República Dominicana su independencia de Haití en 1844. Antes de la guerra, toda la isla La Española había estado bajo el dominio haitiano durante 22 años cuando Haití ocupó el nuevo estado independiente llamado Haití Español en 1822. Después de los esfuerzos hechos por patriotas dominicanos para independizar el país del dominio haitiano sobrevinieron una serie de batallas que sirvieron para consolidar la misma (1844 a 1856). Los haitianos hacían ataques incesantes para volver a dominar la recién creada República, pero con resultados fallidos.

    Antecedentes

    En 1801, Toussaint Louverture llega a Santo Domingo y proclama la abolición de la esclavitud en nombre de la República Francesa. Poco después Napoleón envió un ejército que sometió toda la isla y la gobernó durante unos meses. Los negros y mulatos nuevamente se alzaron en contra de los franceses en octubre de 1802 y finalmente los derrotaron en noviembre de 1803. El 1 de enero de 1804, los vencedores declararon a Saint-Domingue como la república independiente de Haití. Después de la derrota a manos de los haitianos, una pequeña guarnición francesa permaneció en Santo Domingo. La esclavitud fue restablecida y muchos de los emigrantes colonizadores españoles regresaron. En 1805, tras coronarse emperador, Jean-Jacques Dessalines invadió la parte oriental, llegando a Santo Domingo, pero tuvo que retirarse ante un escuadrón naval francés. En su retirada a través del Cibao, los haitianos saquearon las ciudades de Santiago y Moca, matando a la mayoría de sus residentes e iniciando dos siglos de animosidad entre los dos países.

    Los franceses gobernaban en la parte oriental de la isla hasta que fueron derrotados por los habitantes españoles en la Batalla de Palo Hincado el 7 de noviembre de 1808 y se vieron obligados a concretar la rendición definitiva de Santo Domingo, el 9 de julio de 1809, bajo la presión de la Marina Real Británica.

    Las autoridades españolas mostraron poco interés en su colonia restaurada, y el siguiente período se recuerda como España Boba. Este desinterés por la colonia de Santo Domingo se debió a la Guerra de la Independencia Española y al proceso independentista en muchas de las colonias españolas en América. Otro pretexto por el desinterés en la colonia fue el agotamiento de todas las riquezas de la misma, también esta tenía poco estímulo para la producción de riquezas y bienes.

    Los grandes ganaderos llegaron a ser líderes en el sureste donde la «ley del machete» gobernó por un tiempo. El ex capitán general y escritor José Núñez de Cáceres declaró la independencia de la colonia llamándola Haití Español el 1 de diciembre de 1821, solicitando la admisión a la República de la Gran Colombia.

    Invasión y ocupación haitiana (1822-1844)

    El líder haitiano Jean Pierre Boyer invadió y tomó el control de Santo Domingo, unificando la isla entera bajo su gobierno.

    Debido al poco apoyo internacional, a tan sólo nueve semanas más tarde de que Núñez de Cáceres declarara la independencia, las fuerzas militares de Haití dirigidas por Jean Pierre Boyer ocuparon el país.

    Desde que Boyer tomó posesión de la parte Este de la isla, dispuso una serie de medidas, con el propósito de asegurar su unificación. Una de las medidas fue la abolición de la esclavitud, que benefició alrededor de 8 mil esclavos. Pero aunque logró liberarlos, los obligó a permanecer en las parcelas de tierra, para que trabajaran las tierras de los esclavistas, tratando así de conciliar sus intereses económicos, políticos y sociales. Internacionalizó los mecanismos jurídicos y políticos, dividiéndolos notablemente en diversas unidades, también impuso la medida de representatividad de las poblaciones por electores en diversos niveles y la puesta en vigencia del código civil francés en toda la isla. Impuso el servicio militar, restringió el uso de la lengua española, y eliminó las costumbres tradicionales, como las peleas de gallos. Reforzó la percepción de sí mismos de los dominicanos en que eran diferentes a los haitianos en «idioma, raza, religión y costumbres nacionales.» También desarrolló en gran plenitud el nuevo modo de producción agrícola, el cual se hizo dominante en toda la isla como la principal actividad comercial y económica.

    En 1827 se da una situación crítica para el gobierno, debido a que los ciudadanos se opusieron rotundamente a pagar impuestos, que fue una de las medidas decretadas por Boyer. Este apeló luego al recurso de emitir papel moneda, iniciándose así un proceso de devaluación del gourde, que era la moneda oficial en ambos lados de la isla. Al mismo tiempo aumentó el descrédito internacional del gobierno de Boyer. Ante esta situación, muchos sectores empezaron a conspirar contra el gobierno dictatorial de Boyer, formándose así grandes protestas y nuevos movimientos integrados por pequeños campesinos, los cuales no tenían medios ni interés en desarrollar renglones mercantiles regulares, ya que no tenían mano de obra ni recursos financieros. A principios de 1830 muchos comerciantes habían sido explotados, y por esa razón, muchos de éstos solo producían para el mercado lo imprescindible para procurarse algunos artículos manufacturados provenientes del exterior. Una de las medidas más fuertes del régimen fue la prohibición a todos los dominicanos de dedicarse al intercambio comercial, ya que sólo podían mercadear las personas de origen extranjero, los ciudadanos de origen haitiano y los representantes de casas comerciales internacionales. El dominicano que quisiera dedicarse a dicha actividad debía juramentarse como ciudadano haitiano. Con esta medida, la reacción de todos los dominicanos no se hizo esperar, incrementándose aún más los movimientos conspiradores contra Boyer. Otro hecho importante con el cual se iniciaron los planes de independencia, fue el enfrentamiento que tuvo la Iglesia Católica contra el gobierno de Boyer, ya que éste confiscó los terrenos y bienes de la Iglesia. También el choque directo con el Arzobispo Pedro Valera repercutió en toda la población, la cual vio en esas y otras medidas un conjunto de prohibiciones de sus derechos políticos, económicos y sociales, así como sus derechos humanos. La limitación de celebraciones de las fiestas religiosas, la prohibición de los juegos de gallos y de azar, la obligatoriedad de las labores agrícolas, el no uso del español en los actos y documentos oficiales, el cierre de la universidad, el reclutamiento militar de todos los jóvenes y el pago de los impuestos, fueron medidas que contribuyeron a la revuelta contra el gobierno haitiano.

    Guerra por la independencia

    Juan Pablo Duarte Diez

    Juan Pablo Duarte, un pequeño burgués con pensamientos liberales traza la pauta para independizar la parte oriental de La Española del dominio haitiano.

    Juan Pablo Duarte era joven, educado, un auténtico nacionalista, y el hombre que ayudó a dirigir e inspirar la Guerra de la Independencia de 1844. Duarte, junto con varios liberales dominicanos fundó una sociedad secreta en 1838 llamada La Trinitaria. Fue nombrada así porque sus nueve miembros originales se habían organizado en grupos de tres. Cada grupo iba reclutando adeptos, mantenimiento estricto secreto, con poco o nada de contacto directo entre sí, con el fin de minimizar la posibilidad de ser detectados por las autoridades haitianas. Rápidamente iban llegando muchos reclutados al grupo, pero fue descubierta y obligada a cambiar su nombre a La Filantrópica. Sin embargo, continuaron conspirando contra los haitianos.

    En 1843, la revolución tuvo un gran progreso: los trinitarios se unieron al partido liberal haitiano que derrocó al presidente Jean Pierre Boyer. Sin embargo, los Trinitarios que participaron en el derrocamiento llamaron la atención del sustituto de Boyer, Charles Riviere-Hérard. Hérard encarceló algunos Trinitarios y obligó a Duarte a abandonar la isla. Mientras estuvo exiliado, Duarte buscó apoyo en Colombia y Venezuela, pero no tuvo éxito. En diciembre de 1843, los rebeldes le pidieron a Duarte que regresara, ya que tenían que actuar con rapidez porque temían que los haitianos se dieran cuenta de sus planes de insurrección. En febrero de 1844, como Duarte no había regresado (por enfermedad), los rebeldes decidieron tomar medidas de todos modos con el liderazgo de Francisco del Rosario Sánchez, Matías Ramón Mella, y Pedro Santana, un rico ganadero, que comandaba un ejército privado de peones que trabajaban en sus tierras.

    Fortaleza Ozama Santo Domingo Republica Dominicana

    La Fortaleza Ozama en Santo Domingo, fue secuestrada por los rebeldes dominicanos el 27 de febrero de 1844.

    El 24 de febrero de 1844, los principales miembros de La Trinitaria, se reunieron esa noche clandestinamente en casa de Francisco del Rosario Sánchez, para acordar definitivamente los planes y poner fecha inmediata a la independencia. El 25 de febrero, ya todos los planes estaban listos para ser ejecutados, por lo que de inmediato fueron despachados los correspondientes emisarios hacia las diversas regiones del país, con el claro propósito de dar a conocer las decisiones tomadas por el grupo que se reunió clandestinamente en casa de Sánchez.

    El 27 de febrero de 1844, los rebeldes, liderados por Sánchez tras la ausencia de Duarte quien había pedido a su hermano Vicente Celestino dar apoyo en su lugar, tomaron la Fortaleza Ozama en la capital Santo Domingo. La guarnición de Haití, tomada por sorpresa y aparentemente traicionada por uno de sus centinelas, se retiró. Otro grupo de insurgentes, liderados por Matías Ramón Mella llegaron hasta la Puerta de la Misericordia donde Mella tiró el legendario Trabucazo de la Independencia, concomitantemente Sánchez inemdiatamente escucha el disparo, izó la nueva bandera dominicana gritando todos al unísono el lema ¡Dios, Patria y Libertad!. La independencia ya no se podía negar y después de muchas luchas, la República Dominicana había nacido. Se había establecido una forma de gobierno republicano, en un pueblo libre que rechazaba cualquier imposición extranjera, y que, a través del proceso de votación, podría dar lugar a una democracia donde todos los ciudadanos, en teoría, eran iguales y libres.

    Otros intentos de invasión haitiana (1844-1856)

    En los próximos días todos los funcionarios haitianos habían salido de Santo Domingo. Tomás Bobadilla y Briones, un jurista conservador que había participado en la anterior resurreción, encabezó la junta provisional de gobierno de la nueva República. El 14 de marzo, Duarte finalmente regresó después de recuperarse de su enfermedad y fue recibido con celebraciones.

    Durante los siguientes años, las fuerzas militares de Santana continuaron defendiendo la República contra todos los ataques haitianos, derrotándolos en las batallas 19 de marzo, 30 de marzo, El Memiso, y en Puerto Tortuguero. A principios de julio de 1844, Duarte fue instado por sus seguidores para llevarse el título de Presidente de la República. Duarte estaba de acuerdo, pero sólo si se hacía por medio de elecciones libres. Sin embargo, las fuerzas militares de Santana tomaron Santo Domingo el 12 de julio de 1844, y se declaró gobernante de la República Dominicana. Santana, luego, mandó a Duarte, Sánchez y Mella a la cárcel.

    El 6 de noviembre de 1844 una Asamblea Constituyente redactó una constitución, basada en los modelos de Haití y Estados Unidos, que establecía la separación de poderes y controles legislativos sobre el ejecutivo. Sin embargo, Santana incluyó en el mismo artículo 210, el cual le concedió un poder ilimitado durante la actual guerra contra Haití. La guerra continuó durante todo septiembre y noviembre de 1845 donde los haitianos fueron derrotados en las batallas La Estrelleta y Beller. Santana se mantuvo como presidente hasta 1848, cuando perdió las elecciones. El Presidente haitiano Faustin Soulouque atacó la nueva república, pero fue derrotado en las batallas de El Número y Las Carreras.

    Batallas

    Personajes involucrados

    • Conservadores
      • Tomás Bobadilla y Briones, jurista y líder del conservadurismo. Después de la independencia fue nombrado primer gobernador de la nueva Junta
      • Pedro Santana, rico terrateniente de la parte este del país, partidario del anexionismo. Se impuso como primer presidente constitucional del país.
      • José Joaquín Puello, líder de la facción junto a Bobadilla.
      • Gaspar Hernández, clérigo dominico-peruano y partidario a que la nueva nación se anexionara a España.
      • Pedro Pamiés, clérigo que como Hernández era partidario de la anexión.
      • Andrés López Villanueva, militar que estaba alistado en Puerto Plata.
      • Buenaventura Báez, fututo caudillo de la República y partidario del anexionismo.
      • Manuel Joaquín Delmonte, político y diplomático con tendencias anexionistas.
      • Gabino Puello, músico dominicano.
      • Eusebio Puello, militar anexionista
      • Ramón Santana
      • Manuel de Regla Mota
      • Micaela Antonia Rivera, esposa de Pedro Santana.
      • Froilana Febles Rivera, esposa de Ramón Santana, hermano de Pedro.

    A pesar de sus diferencias ideológicas, estos hombres se unieron por una causa, la independencia de la parte este de La Española. Su unión fue por medio de un manifiesto donde indicaban el porqué de su separación de Haití. A este nuevo periodo de libertad se le llamó Primera República (1844-1861).

    Referencias

    Moya Pons, Frank (1978). Universidad Católica Madre y Maestra. ed (en español). La dominación haitiana, 1822-1844 (3 edición). Universidad de Texas. pp. 221.

    Moya Pons, Frank (2007). Markus Wiener Publishers. ed (en Inglés). History of the Caribbean: plantations, trade, and war in the Atlantic world (Ilustrada edición). pp. 370. ISBN 1558764151.

    Enlaces externos

    Fuentes Textuales de:http://es.wikipedia.org/wiki/Independencia_de_la_República_Dominicana

  • Noticias Dominicanas

    Miles se desplazan a Higüey por el Día de La Altagracia

    Richard Quiñones / Kathia Hernández / Pablo García

    Santo Domingo

    Miles de pasajeros  comenzaron a viajar desde ayer a Higüey para rendir culto, hacer peticiones y agradecer favores a la Virgen de La Altagracia, con ocasión de celebrarse hoy el día de la Protectora del pueblo dominicano.

    Pasadas las cuatro de tarde ya habían salido 3,480 pasajeros en 58 guaguas de la parada de La Asociación de Propietarios de Autobuses de la Provincia La Altagracia (APTPRA), ubicada en la avenida Duarte de la capital, frente al Parque Enriquillo, para un aumento de 780 pasajeros respecto a un día normal, según cifras ofrecidas por el sindicato.

    José Francisco Encarnación, cobrador de la terminal, precisó que en un día normal de trabajo salen 45 autobuses, pero ayer hasta las primeras horas de la tarde habían salido 58, por lo que tuvieron que usar tres guaguas de la ruta que viaja a San Pedro de Macorís. Se observó una mayor presencia de agentes de la Amet en labores de prevención

    Menos
    Sin embargo, la mayoría de los transportistas calificó de “flojo” el flujo de pasajeros este año en comparación con el anterior.

    “El flujo de pasajeros está más flojo, porque no hay mucho dinero”, expresó Dionel Pérez, chofer de la ruta Higüey-Santo Domingo. Mientras, Ramón Peña, control de la parada, indicó tienen 75 unidades disponibles que estarían brindando el servicio desde las 4 de la mañana de este viernes hasta que haya pasajeros en la parada.

    Alejandro Polanco, chofer de la ruta, declaró que aunque han reducido 15 pesos al pasaje y están cobrando 250, no se siente el gran movimiento de viajeros.

    Sofía Montás es un ejemplo de devoción a la virgen La Altagracia, pues lleva unos 20 años realizando el viaje hasta La Basílica.

    VISITAN EL SANTUARIO POR DIVERSAS RAZONES
    Cada año miles de fieles acuden al Santuario de la Virgen de la Altagracia para cumplir promesas a la virgen, pedir su bendición, agradecer por sus favores o a venerarla.

    Tal es el caso de Nairoby Mora, de la provincia San Cristóbal, quien cuenta que su hija de 11 meses nació con poca sangre en el hospital Juan Pablo Pina de esta localidad y fue trasladada de emergencia al Robert Reid Cabral donde fue internada. La madre se dirigió a la parroquia de este hospital y dijo a la virgen: “Si me das a mi niña, yo prometo llevártela vestida de blanco y con un velón grande”.

    Angi Massiel Lorenzo Mora, que cumple el primer año el 29 de enero, vestía un vestido blanco sencillo y según las declaraciones de la madre se encuentra totalmente recuperada. Otra muchacha, quien declinó identificarse, dijo que viaja a Higu¨ey para cumplir la promesa que hizo su esposo a la virgen para que lo curara de una enfermedad.

    Fuentes:www.listin.com.do