• Noticias Dominicanas

    Waldo Ariel Suero: «No nos iremos, seguimos en huelga de hambre», incluso sin luz eléctrica

    SANTO DOMINGO, DN/República Dominicana.- Pese a la mediación del coordinador del Diálogo Nacional, Agripino Núñez Collado, y al corte de energía eléctrica, el presidente del Colegio Médico Dominicano (CMD), Waldo Ariel Suero, advirtió que no se irá de la sede de la Secretaría de Salud, donde este miércoles se instaló con otros miembros del gremio para comenzar una huelga de hambre por tiempo indefinido en demanda de aumento salarial e incremetno de la inversión en los hospitales.
    Suero reiteró que permanecerá en ayuno en demanda de mejores condiciones salariales para los médicos, luego de las fallidas dos horas de negociaciones con el titular de Salud, Bautista Rojas Gómez, en las que participó Núñez Collado como mediador.

    En el encuentro celebrado la tarde del miércoles participaron los ex presidentes del CMD César Mella, Eusebio Garrido, Severo Mercedes; Fidel Mejía y Jorge Chaín, además de todos los miembros del gremio que están en huelga de hambre con Suero.

    La mediación de Nuñez Collado se produjo por solicitud del propio Suero, quien después de una reunión de 30 minutos que sostuvo al mediodía con Rojas Gómez, aseguró que el secretario de Salud no le había dado ninguna solución a su pliego de peticiones,  por lo que advirtió que mantendría su plan de lucha.

    Sin luz y sin aire
    Además de permanecer todo el día en ayuno, los médicos en huelga se quedaron sin energía eléctrica, sin luz y sin aire acondicionado a las 9:15 de la noche, cuando el segundo piso de la Secretaría de Salud, donde realizan su protesta, registró un corte de energía. Según fuentes del CMD, el resto del inmueble contaba con luz, mientras que el personal de mantenimiento ya no estaba en el edificio.
    «Hay preocupación porque esto (el apagón) puede representar una represalia, además de que entre nuestros compañeros en huelga hay tres diabéticos» que podrían requerir atención durante la noche, indicó el galeno Carlos Cuello, al recordar que el edificio de Salud Pública está cerrado y acordonado.
    El  CMD demanda incremento salarial (a un promedio de 58 mil pesos mensuales), suspender el cobro de la cuota de recuperación en los hospitales públicos, mayor inversión al sector para mejorar las condiciones hospitalarias y abrir más plazas de pasantías.
    VideoGaleria de FotosVea en multimedia

    “Salud Pública no nos hizo ninguna propuesta a nuestras demandas. Seguiremos en huelga de hambre en esta institución, y esperamos que no exista ninguna agresión, porque no hay salida al conflicto del sector salud. Nuestras demandas tienen que ser resueltas, queremos un acuerdo, una respuesta”, había expresado Suero tras su pirmer encuentro con Rojas Gómez.

    Por su parte, Rojas Gómez exhortó a los médicos que desalojen el organismo de salud por considerar que “no es el mejor escenario para realizar protestas”.

    “No nos oponemos a que haya una huelga de hambre. Tenemos una ambulancia y médicos en caso de que pase cualquier cosa, pero es más transparente que la protesta se haga en la sede del CMD. Le he pedido a Waldo que nos permita hacer uso de esta Secretaría y podamos trabajar tranquilamente como nos corresponde y es por eso que le hemos invitado a que la protesta se realice en otro lugar”, indicó el funcionario.

    Dijo que su responsabilidad es salvaguardar las instalaciones de Salud Pública.

    Los médicos llegaron a la sede de Salud Pública pasadas las 9:00 de la mañana de este miércoles, para luego instalarse en el ala derecha del segundo piso y declararse en huelga de hambre.

    Las puertas del edificio de Salud Pública se mantuvieron cerradas y militarizadas, al tiempo que agentes antimotines rodeaban las instalaciones. El paso de personas fue suspendido y solo miembros de la prensa y empleados podían acceder al lugar.

    Minutos más tarde, el cuerpo de seguridad del recinto intentó sacar a la fuerza, pero los galenos se resistieron. El secretario de Salud Pública accedió a reunirse con los gremialistas, pero no llegaron a ningún acuerdo.

    Un extremo de la calle San Cristóbal tuvo que ser cerrado por razones de seguridad.

    Gracias a www.clavedigital.com