• Noticias del Mundo

    Las tropas de Israel invaden Gaza por aire, mar y tierra

    AUTORIDADES HABLAN DE DECENAS DE PALESTINOS MUERTOS EN LOS PRIMEROS COMBATES

    Bomberos palestinos tratan de apagar un fuego que destruyó un edificio de impresoras en Gaza, luego de las incursiones aéreas de los aviones israelíes. La artillería israelí bombarrdeó la Franja de Gaza en una aumento de la campaña contra Hamas, después de una semana de ataques.

    GAZA.- Decenas de combatientes han muerto en los primeros enfrentamientos registrados anoche entre milicianos palestinos y soldados israelíes tras la invasión de Gaza por columnas de tanques y tropas del Ejército del Estado judío. Según Hasan Yalaf, director del hospital Al Shifa y viceministro de Sanidad de Hamás, 20 personas murieron en las dos primeras horas de combates, que de acuerdo con la televisión israelí Canal 2 causaron “decenas de muertos” entre los milicianos palestinos.

    La radio de Gaza cifraba en nueve los muertos en las filas militares de Israel, que también habrían sufrido, aseguraron fuentes de Hamás, el secuestro de cinco soldados. Ninguno de estos datos, tanto de bajas israelíes como palestinas, eran confirmados a medianoche por portavoces del Ejército de Israel que se limitaban a precisar que “la operación sigue su curso”.

    La incursión se inicio a las 21:30 hora local (19.30 GMT), cuando con el apoyo de cazabombarderos entraron en la Franja cientos de tanques y cientos de soldados israelíes que desde el lunes cercaban este territorio palestino en lo que parecía anunciar la invasión.

    Al mismo tiempo, unos 500 cohetes palestinos disparados desde la franja de Gaza dejaron cuatro muertos en Israel, entre ellos un soldado, y una docena de heridos, de acuerdo a las cifras del ejército y la policía israelíes.

    Desde la medianoche del sábado, Israel lanzó 25 bombas contra la franja de Gaza mientras que en territorio hebreo cayeron una decena de cohetes palestinos que dejaron dos heridos leves.

    Poco después los carros de combate tomaron posiciones en el norte, este y noreste de la línea divisoria, y abrieron fuego.

    El cooperante español Alberto Arce, que se encontraba en la sede de la Media Luna Roja del campamento de refugiados Yebalia, relató que la incursión causó el pánico en el área, donde muchos habitantes abandonaron sus viviendas y huyeron despavoridos. “La gente corrió hacia la avenida de Salahedin -la principal del campamento- cargada con mantas y bolsas de plástico”, explicó. Este asturiano de 32 años narró que “los conductores de las ambulancias han sido los primeros que nos confirmaron que junto a los aviones F-16 y los bombardeos desde barcos en el mar estaban disparando también desde tanques y con artillería terrestre”.

    Según otros testigos, los enfrentamientos más duros se produjeron en los alrededores de las localidades de Beit Hanoun y Beit Lahiya, en los que se apostaron los tanques antes de disparar a edificios de Hamas y grupos de milicianos que les hicieron frente.

    Varios incendios se declararon en el área, donde los carros de combate permanecían en sus posiciones sin penetrar en los núcleos urbanos en lo que parece una táctica de ir “paso a paso” que les llevará tiempo para cumplir sus objetivos.

    La invasión fue precedida a lo largo del día de un ataque aéreo y desde el mar de carácter masivo que dejó más de 25 muertos y decenas de heridos, y que tuvo entre sus blancos la mayor mezquita de Beit Lahiya, donde once personas perdieron la vida por el bombardeo de helicópteros Apache israelíes.

    La invasión es la segunda fase de la operación “Plomo Fundido”, que el Ejército israelí inició hace ocho días con continuos ataques aéreos y navales contra infraestructuras, edificios e instalaciones de Hamás y otros grupos armados palestinos en Gaza.

    Hasta la invasión, la ofensiva se había cobrado la vida de más de 465 personas, entre ellas al menos un centenar de civiles, y había causado 3,000 heridos, un recuento que han dejado atrás las fuerzas israelíes que ya operan en el interior de la Franja.

    Sin corriente eléctrica y con escasas reservas de alimentos, el millón y medio de habitantes de este territorio de 40 kilómetros de largo, por 15 de ancho, se preparaban anoche a sobrevivir a una pesadilla que solo acaba de empezar.

    Washington
    Estados Unidos está trabajando para buscar un cese el fuego que no permitirá a Hamas continuar disparando cohetes contra Israel, dijo un vocero del Departamento de Estado luego que las fuerzas israelíes lanzaron una invasión terrestre a Gaza.

    Comunicados cautos del Departamento de Estado y de la Casa Blanca expresaron preocupación sobre la situación humanitaria en Gaza, pero no criticaron directamente a Israel por movilizar fuerzas por tierra hacia esa ciudad. Sean McCormack, portavoz del Departamento de Estado, señaló “es obvio que el cese al fuego debería ocurrir lo más pronto posible”, pero debe ser sostenible y no puede permitir que Hamas continúe lanzando cohetes desde Gaza. Estados Unidos ha pedido al gobierno israelí que sea consciente de las consecuencias de sus acciones sobre los civiles, dijo McCormack, agregando que el gobierno estadounidense está profundamente preocupado por la situación humanitaria en Gaza.

    En tanto, el jefe del Hizbulá, jeque Hassan Nasralá, instó ayer a la resistencia palestina a causar el mayor mal posible a Israel. “Nuestros hermanos de la resistencia palestina saben como causar el mayor daño posible al enemigo israelí durante la confrontación terrestre, que les permitirá ganar la batalla”, afirmó Nasralá, a través de una vídeoconferencia.

    PROTESTAS
    Cientos de miles de manifestantes se congregaron ayer en diversas capitales europeas en contra de la operación militar israelí en la franja de Gaza que comenzó hace ocho días y que ha causado más de 450 muertos y unos dos mil heridos.

    En Madrid cientos de manifestantes recorrieron el centro de la ciudad y se concentraron ante las embajadas de EEUU e Israel en una marcha no autorizada durante la que reivindicaron una nueva Intifada y el cese de la “masacre” en Gaza.

    En el centro de Londres centenares de manifestantes convocados por 30 organizaciones como la Coalición Parad la Guerra, la Iniciativa Musulmana Británica y la Campaña por la Solidaridad Palestina se dieron cita en la zona de Embankment, sobre el río Támesis y próxima al Parlamento de Westminster y finalizaron en la plaza de Trafalgar.

    En Alemania, más de 5,000 personas salieron a la calle en varias ciudades para exigir a Israel el fin de los bombardeos sobre la franja de Gaza. Más de 4,000 personas, según la policía, se manifestaron en Düsseldorf (oeste del país) y reclamaron el fin de la operación militar sobre Gaza y la apertura de las fronteras de la Franja.

    En París, la capital francesa, la marcha se inició en la Plaza de la República poco después de las 15.00 hora local (14.00 GMT) y estuvo encabezada por políticos como el líder del la Liga Comunista Revolucionaria (LCR), Olivier Besancenot.