• Noticias del Mundo

    Diente de León

    El diente de león común (Taraxacum officinale, en chino: pugongying) es una planta herbácea vivaz de la familia de las asteráceas. Posee hojas desde la base dispuestas en roseta, muy lobuladas y dentadas, y una raíz central larga y gruesa . Sus flores amarillas forman grandes ramilletes, visibles desde primavera hasta el verano en las ricas praderas para la apicultura. La planta segrega una savia lechosa en todas sus partes. También conocida como achicoria amarga, amargón o almirón, posee otros numerosos nombres populares.

    Esta planta, diseminada prácticamente por todo el globo, es oriunda de Europa, Asia y América del Norte. En China el diente de león también crece salvaje por doquier. En jardines, prados y bordes de los caminos crece en suelos ricos nitrógeno. Las hojas del diente de león se cultivan en los huertos para las ensaladas.

    Sus rizomas carnosos sirven para producir inulina. El diente de león se aprovecha económicamente para la producción de productos farmacéuticos naturales y mezclas de tés. Además de su uso como medicamento, las hojas verdes nuevas se disfrutan en primavera sobre todo en ensaladas campestres.

    Sus múltiples semillas provistas de vilano las dispersa el viento fácilmente. A todos los niños les produce alegría y emoción soplar sus molinillos blancos. El diente de león aparece en la literatura, la música y el arte (como en «Tristán e Isolda» de Dalí).

    En la medicina popular de la Antigua Grecia ya se apreciaba el diente de león por sus propiedades contra las molestias estomacales. También en las antiguas civilizaciones árabes del Oriente los médicos describieron los múltiples efectos beneficiosos de esta planta sobre la salud.

    En la Edad Media los sanadores utilizaban su jugo lechoso para tratar las enfermedades oculares. En general, la planta se considera «limpiadora de la sangre» con acción estimuladora del metabolismo en casos de insuficiencia hepática, cálculos biliares y niveles de colesterol elevados.

    No obstante, también se utiliza como tónico de sabor amargo y laxante suave para tratar la gota y las enfermedades de tipo reumático, los eczemas y otras patologías cutáneas, y como ingrediente que aumenta la producción de orina.

    La importancia nutricional del diente de león desde el punto de vista médico reside en su alto contenido en principios amargos (taraxacina, eudesmanólidos), triterpenos, flavonoides, xantófilos, carotinoides, vitamina B2 y C así como potasio (contenido en las hojas: 483 mg %)* La raíz es especialmente rica en inulina en el otoño (40%).

    Así el diente de león actúa como fármaco amargo de suave acción colerética, diurética y estimuladora del apetito; y como coadyuvante en las patologías hepáticas, las colecistopatías y los trastornos de la digestión, especialmente cuando existe una mala digestión de las grasas.

    La fitoterapia occidental le atribuye efectos coleréticos y diuréticos, así como de estimulación del apetito. En la Monografía de la Comisión E se mencionan como campos aceptados de aplicación los trastornos del flujo biliar, la estimulación de la diuresis, la falta de apetito y los trastornos dispépticos.

    Se considera contraindicado en casos de cierre de las vías biliares, empiema vesicular y obstrucción intestinal. Existen presentaciones por vía oral tanto sólidas como líquidas. Para preparar la infusión se toman 1-2 cucharaditas (3-4 g) del producto finamente triturado o en polvo y se añaden 150-200 ml de agua hirviendo, se deja reposar la infusión 10-15 minutos y se filtra.

    Usos

    En primavera se recolectan las hojas nuevas tiernas de color verde-amarillento antes de la floración y se preparan en ensalada campestre o en combinación con otras hierbas silvestres, rabanitos o cebollas tempranas. Las hojas del diente de león, cortadas en finas tiras sobre una rebanada de pan con mantequilla, mezcladas con requesón o acompañando a las sopas, tienen un sabor especialmente aromático.

    En Francia, el diente de león cultivado se vende con sus hojas blanqueadas sobre todo como ensalada. Para ello se retiran los brotes, y las hojas en roseta se protegen de la luz del sol atándolas entre sí. De esta forma las hojas saben especialmente suaves y se digieren bien.

    La ensalada tradicional francesa de diente de león contiene dientes de ajo tostados, dados de tocino, nueces y huevos cocidos. El diente de león se puede recolectar todo el año. No obstante, con el comienzo de la floración, las flores saben cada vez más amargas. El mejor momento para recogerlo del campo es el mes de marzo, abril y mayo. Los que opinan que su sabor es demasiado amargo blanquean las hojas sumergiéndolas en agua caliente o dejándolas reposar previamente cortadas en agua fría durante cierto tiempo. Los capullos aún cerrados se pueden sumergir en vinagre de estragón y utilizarse como alcaparras .

    Con la raíz puede elaborarse un vitalizante sustituto del café sin cafeína. Por ello, las raíces se extraen principalmente en el otoño, se lavan, cortan en rodajas de 0,5 cm de espesor y se secan. A continuación se doran en el horno a 180-200 °C durante unos 20 minutos y se muelen. El polvo resultante se prepara como el café. De los filamentos carnosos de las raíces se saca en otoño inulina.

    Este polisacárido soluble en agua puede utilizarse en la alimentación de los diabéticos como sustituto del almidón, ya que no afecta a los niveles de azúcar en sangre. En el recto las bacterias descomponen la inulina formando ácidos grasos de cadena corta que a su vez le sirven de alimento.

    El jugo de la planta fresca prensada se puede adquirir ya preparado. Así existe la posibilidad de combinarlo con otros jugos en las curas de limpieza primaverales. El jugo del diente de león se combina bien con el jugo de ortiga y de apio. Para estimular y favorecer la función hepática es adecuada la combinación de jugo de diente de león con jugo de alcachofa y rábano picante.

    Ya no los lirios ni el alcatraz altísimo ni siquiera el geranio y mucho menos la rosa tan sólo el diente de león tan sólo el viento con el diente de león entre los labios tan sólo esa flor  efímera y vencida que nadie arranca del todo de las huertas tan sólo el diente de león avanza hasta mis manos y me besa

    María Guadalupe Morfín

    La nutrición y la dietética de la medicina china atribuye al diente de león las siguientes cualidades y efectos :

    * Temperatura: frío

    * Sabor: amargo, dulce (las hojas tiernas)

    * Afinidad a los órganos: hígado, corazón, estómago

    * Efectos: enfría el Calor (del Hígado), desintoxica, es diurético, elimina la Humedad

    * Aclara, dispersa las retenciones e hinchazones

    El uso del diente de león como alimento dietético aparece por primera vez en la obra «Nuevo tratado de medicina revisado» (Xinxiu bencao de Su Jing) del año 659. En cuanto a su uso terapéutico, se consideran indicaciones importantes las hinchazones e inflamaciones por el Calor como la mastitis, los furúnculos, el carbunco, los trastornos por Calor húmedo en las vías urinarias inferiores y el Calor de Hígado que asciende, como la conjuntivitis o la blefaritis.

    Fuentes: https://www.elsevier.es/es-revista-revista-internacional-acupuntura-279-articulo-nutricion-el-diente-leon-13108647

  • Noticias del Mundo

    7 Beneficios de la Flor de Jamaica

     

     

    La flor o cáliz de Jamaica es, como su nombre lo indica, la flor de la planta arbustiva (Hibiscus sabdariffa L.) perteneciente a la familia Malvaceae.

    Es originaria de Asia y África tropical, y actualmente se conoce más de medio millón de especies en el mundo.
    En algunas regiones las flores son rojas y en otras verdes.

    La flor de Jamaica suele ser reconocida por sus propiedades terapéuticos o medicinales. Esto se debe a que, como la mayoría de las plantas, concentra múltiples vitaminas, minerales y compuestos bioactivos llamados fitoquímicos, con diversas propiedades antioxidantes, antiinflamatorias e antihipertensivas.

    La flor de Jamaica es particularmente rica en hierro y calcio, dos minerales relevantes para la salud, particularmente durante la infancia, adolescencia y la en general edad reproductiva.

    Por naturaleza la flor es fuente de fibra, asi que promueve la salud digestiva y cardiovascular, al promover la reducción de colesterol y azúcar en sangre.

    Los ácidos polifenólicos y algunos flavonoides, como las antocianinas, son compuestos bioactivos que protegen nuestras células de procesos de oxidación, los cuales pueden derivar en enfermedades crónicas como las cardiovasculares.

    Particularmente, la Jamaica ha demostrado tener efectos anti-hipertensivos, debido a su capacidad de inhibir una enzima clave en procesos cardiovasculares.

    Otros estudios muestran propiedades diuréticas, laxantes y antibacterianas.

    Entre otros beneficios que podemos encontrar en la Flor de Jamaica se encuentran:

    1- Contiene grandes cantidades de vitaminas (A, C, B1 y E), minerales como hierro, fósforo y calcio. La vitamina C contenida en la rosa de Jamaica nos protege del envejecimiento prematuro.
    2- Cuando se toma en forma de té, alivia el insomnio, los procesos gripales y las enfermedades eruptivas de la piel.
    3- Una de las múltiples propiedades que tiene a flor de Jamaica es que ayuda a cicatrizar heridas que puedas tener en las encías.
    4- Consumir regularmente alguna de las infusiones te permitirá estar libre de varias inflamaciones. Como la que ocurre en las mujeres cuando están su ciclo menstrual
    5- Previene y combate infecciones respiratorias, anemia y fatiga.
    6- También limpia el hígado y los riñones.
    7- Estudios médicos realizados han demostrado plenamente el 100% de efectividad del agua de flor de Jamaica en el tratamiento preventivo de la hipertensión. Disminuye el colesterol «malo» hasta un 35%, y los triglicéridos hasta en un 19% en el 99% de las personas que tenían niveles muy altos de tales lípidos y que durante un año consumieron a discreción agua de Flor de Jamaica.

    Fuentes: https://www.especiasmixtli.com/blog-entry/7-beneficios-de-la-jamaica-para-la-salud

  • Noticias del Mundo

    Los 10 Beneficios de la Piña

     

    La piña, incluida en numerosos regímenes de adelgazamiento por sus bajas calorías, es una fruta rica en vitaminas y minerales con múltiples propiedades y beneficios para la salud, como una gran aliada en la digestión.

    «Las frutas son una parte esencial de la alimentación y deben incluirse en el menú diario, ya que el cuerpo humano necesita vitaminas y minerales que estas proporcionan», explica la doctora López Marín, directora del Centro Médico Rusiñol. Seguir unos hábitos alimenticios saludables es vital para el buen funcionamiento del organismo, y entre estos hábitos es indispensable el consumo de fruta, por lo que los expertos recomiendan que se consuman 5 piezas diarias.

    «La piña tiene propiedades excelentes. Además de contar con un balance perfecto entre fibra y calorías, contiene enzimas, minerales, vitaminas esenciales y un alto porcentaje de agua», detalla la doctora López Marín.

    Estas son las principales propiedades de esta fruta tropical:

    – Contiene bromelina, una enzima que incide de forma positiva en la digestión, permitiendo la descomposición de las proteínas, gracias al aumento en la producción de jugos gástricos y con efecto anticelulítico por su acción estimulante de la microcirculación.

    – Contiene vitaminas como la C, ideal para evitar resfriados y catarros; la vitamina A, B y ácido fólico, aunque en menor cantidad.

    – Manganeso, que contribuye de manera favorable a fortalecer el sistema inmunológico y los huesos.

    – También contiene otros minerales importantes para el organismo, como potasio, hierro, magnesio, zinc y yodo, que juntos tienen una acción antioxidante ya ayudan a retrasar los signos de envejecimiento.

    Según la doctora López Marín, los beneficios de consumir piña con frecuencia son amplios:

    1.- Es un diurético natural, que ayuda a eliminar líquidos y toxinas del organismo, así como a reducir volumen corporal y el efecto anticelulítico mencionado.

    2.- El potasio y el sodio reducen la presión arterial.

    3.- Es un antiinflamatorio natural, que ayuda en afecciones como artritis, sinusitis aguda, inflamación abdominal y dolor de garganta.

    4.- La piña es una fruta que se caracteriza por mejorar las funciones digestivas, también inhibe la producción de microorganismos intestinales y se puede emplear en tratamientos para los parásitos.

    5.- Contribuye al buen funcionamiento del hígado.

    6.- Favorece los procesos de cicatrización de la piel.

    7.- La hidratación que se obtiene con la ingesta de piña hace la piel más elástica y brillante.

    8.- Para las personas que sufren anemia es una aliada perfecta, porque facilita la absorción de hierro.

    9.- Además, la piña ayuda a equilibrar los niveles de glucosa en la sangre, a la vez que resulta saciante.

    10.- Los minerales que contiene tienen una acción antioxidante que ayuda a combatir el envejecimiento.

    En definitiva, concluye la experta, la piña es una fruta que debería incluirse en toda dieta saludable y que ofrece muchas posibilidades, ya que puede combinarse en postres, dulces o platos salados. «Sin embargo, para apreciar mejor su sabor entre dulce y ácido y aprovechar sus beneficios al máximo, se recomienda comerla en su estado natural», concluye la doctora.

     

    Fuentes:https://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-diez-beneficios-pina-20190511081449.html

  • Noticias Dominicanas

    Salomé Ureña de Henríquez

    Salomé Ureña contrajo matrimonio con el escritor Francisco Henríquez y Carvajal (más tarde presidente de la República Dominicana) con quien procreó cuatro hijos: Francisco, Pedro, Max y Camila Henríquez Ureña. Su segundo hijo, Pedro, llegaría a ser una de las lumbreras humanísticas más destacadas de la América Hispana en el siglo XX. Al final de su vida se dedicó por completo a la tarea de mejorar la educación de las mujeres, creando en 1881 junto a su esposo, la primera academia femenina del país: El Instituto de Señoritas, en el cual se formaron las primeras Maestras Normales de nuestro país, el cual operó bajo su dirección hasta el 1893, cuando fue cerrado por el estado de salud de Salomé Ureña y reabre sus puertas en 1896, bajo la dirección de las las hermanas Luisa Ozema y Eva Pellerano; en 1897 cambia su nombre por Instituto de Señoritas Salomé Ureña.

    Comenzó a escribir versos a los quince años de edad, publicando posteriormente sus primeras obras a la edad de diecisiete años, con una huella característica de espontaneidad y ternura. En 1867 publicó sus primeros poemas bajo el seudónimo de “Herminia” (nombre que usó hasta 1874), todos con un alto contenido patriótico. Luego en la primera antología poética dominicana Lira de Quisqueya (1874), se publican diez de sus composiciones. Su libro más celebrado es Poesías, en el que recopilan las composiciones líricas La llegada del invierno, Melancolías, Padre mío, A mi hijo (dedicado a Pedro Henríquez Ureña) y Páginas íntimas; de corte patriótico La fe en el porvenir y La gloria del progreso. Otros poemas de alto sentido patriótico de Salomé Ureña son A mi Patria, Ruina y Sombra (en el que manifestaba su desencanto ante la situación sociopolítica dominicana). Otros poemas de corte intimista y familiar son En horas de angustias, En el nacimiento de mi primogénito, Tristezas, Quejas, Vespertinas, Mi Pedro (dedicado a su hijo Pedro Henríquez Ureña), Un gemido y Una lágrima, entre otros. No puedo dejar de mencionar su ternura manifiesta en el poema El Ave y el Nido, que tanto se lee en nuestras escuelas.

    Junto a José Joaquín Pérez y Gastón Fernando Deligne, son las figuras más prominentes de su generación. En 1877 recibió una medalla de la Sociedad Literaria Amigos del País, institución cultural que patrocinó, en 1880, la publicación de su obra Poesías. Todavía se le considera como la figura central de la poesía lírica dominicana de mediados del siglo XIX y también innovadora de la educación femenina en nuestro país. Para muchos, es considerada como la figura central de la lírica dominicana del siglo XIX.

    La escritora y activista político Virtudes Álvarez considera que con ella tenemos una deuda histórica el movimiento revolucionario, el de mujeres y la intelectualidad progresista por no reivindicarla lo suficiente, tanto como lo merece; porque fue Patriota, así con mayúscula; porque en su momento junto a otros intelectuales de compromiso representó el pensamiento político progresista; porque en la segunda mitad del siglo XIX fue la voz más alta de la mujer y la dignidad del pueblo dominicano y es de preguntarnos si no lo fue desde el inicio de la colonia hasta su momento.

    La escritora Ligia Minaya pregonaba que los poemas de Salomé Ureña son un ejemplo del amor patriótico que todos, en especial los estudiantes, deben tener como recuerdo fervoroso a lo que ahora es nuestra patria. Ella, además de poeta, era muy sensible y lloraba sin motivos aparentes, por todo lo que le pudiera dar un dolor emocional y que también era muy afectuosa con sus familiares… nunca salió del país.

    La poeta y política Sherezada Vicioso (Chiqui) nos recuerda que Salomé Ureña como mujer fue un personaje ejemplar, entregada a su esposo e hijos. Se casó a los 30 años de edad, con un hombre nueve años menor que ella, Francisco Henríquez y Carvajal, quien ganó mucha notoriedad porque llegó a ser presidente de la República durante la primera intervención norteamericana.

    Finalmente, el escritor y expresidente de la república Joaquín Balaguer, estimaba que la afición a las letras de Salomé Ureña, dominante en ella desde la niñez, no le impidió cultivar en otros aspectos su inteligencia y adquirir una sólida cultura científica que le permitió encabezar como maestra, a partir de 1881, el movimiento a favor de la emancipación intelectual de la mujer dominicana.

    Concluyo esta entrega de TRAYECTORIAS LITERARIAS DOMINICANAS con un poema de Salomé Ureña:

    Mi Pedro

    Mi Pedro no es soldado; no ambiciona
    de César ni Alejandro los laureles;
    si a sus sienes aguarda una corona,
    la hallará del estudio en los vergeles.

    ¡Si lo vierais jugar! Tienen sus juegos
    algo de serio que a pesar inclina.
    Nunca la guerra le inspiró sus juegos:
    la fuerza del progreso lo domina.

    Hijo del siglo, para el bien creado,
    la fiebre de la vida lo sacude;
    busca la luz, como el insecto alado,
    y en sus fulgores a inundarse acude.

    Amante de la Patria, y entusiasta,
    el escudo conoce, en él se huelga,
    y de una caña, que transforma en asta,
    el cruzado pendón trémulo cuelga.

    Así es mi Pedro, generoso y bueno,
    todo lo grande le merece culto;
    entre el ruido del mundo irá sereno,
    que lleva de virtud germen oculto.

    Cuando sacude su infantil cabeza
    el pensamiento que le infunde brío,
    estalla en bendiciones mi terneza
    y digo al porvenir: ¡Te lo confío!

    Por Ramón Saba

  • Noticias Dominicanas

    María Trinidad Sánchez

    María Trinidad Sánchez (16 de junio de 1794 – 27 de febrero de 1845) fue una activista dominicana quien tuvo una participación protagónica en la independencia de la República Dominicana. La primera víctima del crimen político en la historia republicana, es la más elevada expresión del liderazgo femenino en su época.

    Trinidad Sánchez nació en Santo Domingo el 16 de junio de 1794, hija de Fernando Raimundo Sánchez e Isidora Ramona, perteneció a La Trinitaria que lucharon por la Independencia Nacional dominicana. Junto a Concepción Bona, sus manos confeccionaron la primera bandera dominicana.

    Fiel seguidora del pensamiento y acción de Duarte , participó activamente en todo el proceso que culminó el 27 de febrero de 1844, momento decisivo en el que transportó pólvora en sus propias faldas y elaboró muchos de los cartuchos que utilizaron Los Trinitarios esa noche.

    Al rebelarse las intenciones anexionistas del general Pedro Santana, se integró a los movimientos conspiradores que surgieron para derrocarlo. María Trinidad alojó en su casa a los disidentes del general Santana y organizó y orientó la conspiración del 1845.

    Intentando por todos los medios legales que los defensores de la Independencia pudieran volver al país, el movimiento conspirativo entre civiles y militares tenía por plan un cambio de gobierno, dejando a Pedro Santana con plenos poderes para que éste ordenara el regreso de le ordenó al fusilamiento. El dictamen del Tribunal dice textualmente, que fueron condenados como autores instrumentales de la conspiración considerados hasta el momento, y por haberse negado obstinadamente la primera (María Trinidad Sánchez) a confesar (es decir, a delatar) los principales”.

    Estas palabras dejan ver la entereza de carácter de esta mujer, ya que en los interrogatorios se le ofrecía a gracia de la vida si denunciaba a sus compañeros de conjura, pero esta heroica mujer prefirió callar y enfrentarse al pelotón de fusilamiento antes de traicionarlos.

    El 27 de febrero de 1845, al cumplirse el primer aniversario de la fundación de la República, se ejecutó la sentencia. María Trinidad Sánchez camino desde la Fortaleza Ozama hasta el cementerio, donde sería fusilada, y al pasar por la Puerta del Conde exclamó: «Dios mío, cúmplase en mí tu voluntad y sálvese la República”.

    Su muerte fue producto de la fidelidad a los intereses de la soberanía dominicana

    Honores :
    En su honor se han nombrado escuelas, instituciones, sectores y una de las 31 provincias de la República Dominicana lleva su nombre.

    La Provincia Maria Trinidad Sánchez fue creada por la Ley 5220 del 21 de septiembre de 1959 con el nombre de Julia Molina. El 29 de noviembre de 1961 se cambió el nombre por el actual: María Trinidad Sánchez, honrando a la mártir y tía del prócer Francisco del Rosario Sánchez.

    Era como una segunda madre para sus sobrinos y se le reconoce haber sido una figura clave en la educación inicial de Francisco del Rosario Sánchez del Rosario, su sobrino y uno de los padres de la patria.

    Esta heroína fusilada en el gobierno de Pedro Santana el 27 de febrero de 1845, en el primer aniversario de la independencia, es la más destacada de las mujeres que lucharon en diversos escenarios para rechazar la ocupación haitiana.

    Tenía 50 años cuando participó en la proclamación de la Independencia en el baluarte del Conde. El trinitario y febrerista José María Serra (1819-1888) aseguró que María Trinidad “en sus propias faldas conducía pólvora” para que los patriotas la utilizaran la noche del 27 de febrero del 1844, cuando fue proclamada la independencia.

    Debido a su fusilamiento en 1845, impuesto por un tribunal militar, se convirtió en mártir de la independencia. Fue condenada, junto a otros, por conspirar para derrocar al gobierno de Pedro Santana y crear condiciones a fin de que retornaran los trinitarios desterrados. Convirtiéndose en la primera víctima del crimen político en la historia republicana y es la más elevada expresión del liderazgo femenino en su época.

    A juicio del historiador Roberto Cassá, Maria T. Sánchez, quien tenía antepasados esclavos, “mostraba una personalidad concordante con los estereotipos de la época”.

    Sobre María T. Sánchez, el autor Ramón Lugo Lovatón aseguró que era amiga de frases sentenciosas y raras anécdotas. También se caracterizó por su marcada religiosidad y fue considerada una beata, que vestía hábito de virgen y realizaba penitencias. Formó parte de una comunidad de la parroquia del Carmen.

     

    Fuentes: https://www.mi-rd.com/Interes/Historia/Maria_Trinidad_Sanchez.html